«Todos los días recibimos casos de manipulación de progenitores a sus hijos, pero no lo etiquetamos como SAP» Vicente Martín, vicedecano del Colegio de Psicología de Castilla y León

Vicente Martín, vicedecano del Colegio de Psicología de Castilla y León, explica que en la comunidad científica no han acuñado el término de síndrome de alienación parental, pero sí reconoce que reciben multitud de casos de padres que manipulan a sus hijos en contra de la otra parte progenitora

El congreso sobre el SAP organizado en León por SOS Papá se celebra este fin de semana en León y la polémica en torno a este evento sigue creciendo. Colectivos diversos se han mostrado contrariados por las ideas que se defienden en este congreso, mientras que los organizadores defiende la legitimidad de su postura.

Pero la pregunta para muchos es qué es el SAP. Vicente Martín, vicedecano del Colegio de Psicología de Castilla y León lo define como un término que describe «algunas conductas de los progenitores, derructivas y de competencia con la otra parte». Además, asegura que también se utiliza para definir un cuadro de síntomas que presentan los menores «en relación a una parte de sus padres» y que surge cuando «se producen separaciones y divorcios y el juez decide con qué progenitor va a convivir el menor».

No lo llamamos SAP, eso es fruto de una etiqueta acuñada por Richard Gardner, pero colectivos de padres se agarran a este tipo de cuadro para justificar la custodia compartir que es una cosa que debería ser automática, ya que derecho de ver en las mismas condiciones al padre que a la madre», explica Martín.

Un síndrome sin «base científica»

 Pese a ello, Martín afirma que no hay «base científica» para demostrar este cuadro.«No es un término que se utilice en la comunidad científica. En el Colegio de Psicólogos estamos muy abiertos a cualquier estudio empírico sobre el tema que se aporte bibliografía o experimentos. En los manuales de psicodiagnóstico y estadísticos de las enfermedades mentales no se define como alienación parental, se define como manipulación de un progenitor en contra del otro», asegura Vicente Martín.

El vicedecano del Colegio de Psicología reitera que no se debe «etiquetar» estos casos, ya que son conductas de un menor que está «en contra de los padres porque la otra parte le ha manipulado».«Recibimos a diario chavales con problemas. Los niños no quieren ir con el progenitor con el que conviven y critican a una de las partes. No lo llamamos SAP, eso es fruto de una etiqueta acuñada por Richard Gardner, pero colectivos de padres se agarran a este tipo de cuadro para justificar la custodia compartir que es una cosa que debería ser automática, ya que derecho de ver en las mismas condiciones al padre que a la madre», explica Martín.

Manipulación tanto de padres como de madres

Reconoce no solo se producen casos en los que la madre pone en contra del padre al hijo. «Estadísticamente, está ahí ahí», añade. Martín asegura que las manipulaciones proyectan los propios prejuicios de progenitor y suele ser «la parte más fuerte» la que ejerce esta manipulación «aprovechándose de la vulnerabilidad infantil».

Los síntomas que presentan los niños son «confusión, ambivalencia afectiva, inseguridad, baja rendimiento escolar, culpabilidad, conflicto de lealtades o ansiedad».«A largo plazo, las consecuencias para los menores es que emplean palabras que la parte manipuladora utiliza en contra de la otra, temeridad, inseguridad y pérdida del esquema familiar», señala.

Vicente Martín insiste en llamarlo manipulación y reconoce que apoyan el congreso organizado por SOS Papá porque estudia «una problemática que necesitamos tratar». «El término no está descrito», sentencia.

Lea el artículo original AQUÍ