Cárceles llenas de detenidos “por las dudas”

Dos acusados de violencia de género van a prisión por día

Están en el pabellón 5 de Boulogne Sur Mer que ya colapsó. Quejas de abogados por la facilidad con que son enviados a prisión algunos de sus clientes. Un fiscal ayer encarceló a un acusado.

El hecho de hacer visible el flagelo de la violencia de género en los medios y en la sociedad ha generado un fenómeno que no estaba en los planes de las autoridades penitenciarias: un promedio de casi dos hombres por día van a parar al pabellón 5 de la cárcel de Boulogne Sur Mer acusados de distintos hechos vinculados con la problemática de violencia de género; desde el brutal femicidio a una amenaza simple: todos presos.

Todo amparado en la nueva ley de prisiones preventivas impulsada por el gobierno.

Nuevos en la fauna tumbera

Antes de la figura del femicidio, los hombres que mataban a sus mujeres llegaban al penal como homicidas simples, como cualquier homicida. En la cárcel, quien mató a su ex mujer no era considerado en baja para la población penitenciaria pero con la irrupción de la violencia de género, eso cambió. “Y ahora los tenemos que tener aislados como a los violadores”, explica un penitenciario.

Sucede que a los femicidas se les ha sumado un nuevo integrante de la fauna tumbera que es muy difícil de cuadrar: los acusados por lesiones o amenazas por mujeres. “Acá tenemos de todo: el femicida, los que están acusados de golpear, el de tocar el timbre en la casa de su ex y tenía una restricción y así”, enumera Eduardo Orellana, jefe del Servicio Penitenciario.

De ese modo, el pabellón 5 de Boulogne Sur Mer (el más nuevo de la provincia) se ha visto colapsado: “En los últimos 40 días han entrado más de 70 hombres por este tema, es decir casi dos por día.

Tenemos lugar para 124 internos y hoy hay 211, por eso se ha transformado en hacinamiento. De hecho, para mañana lunes, muchos de estos hombres van a empezar a reacondicionar un pabellón deshabitado -bajo nuestra mirada- con la idea de que el hacinamiento disminuya un poco”, dijo Orellana.

 

“Los detienen por las dudas”

Para el abogado penalista Joaquín Faliti, quien patrocina a uno de los acusados por violencia de género que se encuentra en el pabellón 5, esta “fiebre” por encarcelar de inmediato a un sospechoso tiene que ver con lo que le pasó al fiscal Fabricio Sidoti, quien dejó libre al padre de Ayelén Arroyo (19) después de que ella lo denunciara en setiembre pasado.

El hombre, Roque Arroyo, a los dos días la mató. Por eso, el fiscal Sidoti será sometido a un Jury de enjuiciamiento y de momento está apartado de su trabajo.

“Con lo que le sucedió a Sidoti, todos los fiscales y jueces de garantías se cuidan y lo primero que hacen ante una denuncia es detener y enviar a prisión al sospechoso, sin investigar demasiado por caso, si no se trata de una denuncia falsa. Es decir que los detienen por las dudas”.

 

“Cumplimos con la ley”

Por su parte, el fiscal de Las Heras-Lavalle, Fernando Giunta, se recuesta en el marco legal para explicar por qué hay tantos presos nuevos en este tema: “La nueva ley de prisiones preventivas cuenta con un nuevo supuesto a la hora de pedir que alguien vaya a la cárcel mientras dura el proceso: es cuando hay peligro concreto para la víctima y esos son los casos de violencia de género”.

Para Giunta si una mujer denunciante le dice “tengo miedo de que salga y que me venga a matar”, puede ser suficiente para enviar al denunciado a prisión, siempre que el informe del CAI (Cuerpo Auxiliar Interdisciplinario) indique que existe un riesgo vital para la víctima. No tiene nada que ver que esa persona (la denunciada) tenga o no antecedentes”.

“Hay algunas denuncias falsas”

“Mi hermano tiene 30 años y se ha peleado con su ex mujer. Ella le hizo dos denuncias -las dos veces que él se fue de la casa- una en 2014 y otra recientemente. Nada de lo que la chica dijo se ha podido comprobar, pero con la última denuncia lo metieron preso. Mi hermano es una persona sin antecedentes que tenía un trabajo estable (chofer de una empresa de turismo) y ahora está en la cárcel por el delito de lesiones simples. Cuando mi ex cuñada fue a que le corroboraran las lesiones salió a la luz que no presentaba en su cuerpo los golpes que ella había denunciado. Sabemos que fue una falsa denuncia, pero para la Justicia mi hermano debe estar preso igual”, cuenta Gimena, una chica que ha comenzado desde las redes sociales una cruzada para denunciar lo que pasa -según ella- con algunos de los detenidos por violencia de género.

Otras “fiebres” de detenciones

En el servicio penitenciario de la provincia aseguran no recordar una “fiebre” de detenciones tan impresionante como la de ahora.

Recuerdan otras dos pero que no llegaron a tanto.

La ley Blumberg: aprobada por el Senado y Diputados, estipula, entre otras cosas, 50 años la pena máxima de prisión. En esa época, las cárceles se llenaron de presos.

El caso Matías Quiroga: el joven asesinado cerca del Carrefour de Godoy Cruz después de un asalto frustrado en 2012. Los penitenciarios recuerdan que la conmoción que provocó el caso se vio reflejada en la cantidad de detenciones que hubo para esa época.

Fernando Damián Lona Farías, (28) fue detenido ayer por la mañana y es el nuevo habitante del superpoblado pabellón 5 de la cárcel de Boulogne Sur Mer. Era buscado desde el 18 de octubre, cuando se libró la orden de detención en su contra. Está acusado de ejercer violencia de género.

Ese día se libró una orden de captura contra Lona ya que fue acusado de ejercer violencia contra su pareja y su cuñada.

Lona Farías está acusado de coacciones, amenazas y desobediencia. Algunas de las causas datan de hace 2 años. Tras esto, siguió amenazando a su pareja y violó la orden de prohibición de acercamiento que habían dispuesto. Por esto la víctima cuenta con custodia policial.

Cayó ayer en una casa de la calle Molinero Tejeda al 3000 de Las Heras.

El fiscal que había pedido su detención es Fernando Giunta, de Las Heras – Lavalle.-

Lea la noticia original AQUÍ

Deja un comentario