Hija víctima de alienación parental y maltrato se va a vivir con su padre. Ahora su madre y el Juzgado de Familia Nº 4 de Morón de la Jueza Gladys Pellegrini le impiden tener contacto con sus hermanos, también víctimas de alienación parental.


Morón, junio de 2017

 

Angélica Iriarte tiene 24 años y hace 5 años que no puede ver a sus hermanos Angelo de 17 y Agustina de 13.

En noviembre de 2016 inició un proceso llamado Derecho de Comunicación en el Juzgado de Familia Nº4 de Morón de la Jueza Gladys Pellegrini, después de haber agotado todos los medios para llegar a los chicos

Ángelo y Agustina, los hermanos de Ángela
Angy cuenta: “Mi madre es una persona peligrosa, durante toda mi infancia sufrí maltratos físicos y psicológicos, por cualquier olvido en un mandado me caía una paliza. He visto cómo golpeaba a mi padre, una persona tranquila que nunca ha levantado la voz sin que él se defendiera. En vísperas de un parcial, apuntándome con un cuchillo me amenazó de muerte cuando tenia 19 años y tuve que irme de casa, hoy tengo 24 y no pude volver a pasar un cumpleaños con mis hermanitos.

Mi papá fue víctima de falsas denuncias y peleó por recuperarme. Lo logró, pero no pudo con los más chicos. Ellos quieren verme, están enojados conmigo y dicen “no quiero verte” pero a la vez quieren saber de mí….”

(Tanto Angélica como sus hermanos son víctimas de alienación parental y su madre los manipuló en contra de su padre).

Los hermanos de Angela

Su hermano sufre Síndrome de Asperger, y aún así convive con una persona irascible y conflictiva que ha protagonizado varios incidentes violentos y ya ha maltratado física y psicológicamente a Angélica y su padre.

Angy ha pedido informes en las escuelas de sus hermanos, que le han sido denegados “por miedo a que tu mamá nos haga problemas”. No sabe si está recibiendo los tratamientos específicos para su caso, ya que la única que se preocupaba por las revisiones médicas y la salud de sus hermanos era ella, ni siquiera tienen las cartillas de vacunación al día.

Ángela y su padre.

Escuche en el siguiente enlace del programa radial Sin Filtro Recargado conducido por Pablo Rosina la historia narrada en primera persona de una joven que intenta proteger a sus hermanos pequeños de amenazas, maltrato y desidia y cómo los Juzgados de Familia de Morón hacen oídos sordos a sus reclamos.

ESCUCHAR