Una mamá denuncia al Juzgado de Familia Nº 6 de Morón que preside la Jueza María Laura Alvarez por no poder participar de manera activa en la crianza de sus tres hijas debido a las falsas denuncias de su ex marido

Myriam Ebner es una mamá de tres niñas que tras un divorcio conflictivo fue denunciada por su ex pareja por ser, según la versión del hombre y sin ninguna prueba, “violenta” y eso la llevó a estar impedida de criar, educar y ver crecer a sus hijas.


Sin embargo, Myriam cuenta que, a pesar de estar hace casi tres años en terapia psicológica y no haber sido víctima de ningún esbozo de violencia, menos de veinte minutos le bastaron a los “profesionales” del Juzgado Nº6 de Morón que preside la jueza Dra María Laura Alvarez para determinar una supuesta alteración. Y que de ésto se vale su ex pareja para denunciarla en continuación (falsamente) impidiéndole así el contacto con sus hijas.

Casi tres años después de sufrir la manipulación de su padre, las niñas ya no quieren ver a su mamá, sólo esporádicamente, sin casi hablar y para recibir regalos.

El padre no cumple la orden de llevar a las niñas al psicólogo. Nadie se ocupa de que la cumpla, ni ha sido penalizado en manera alguna.

El colegio -como muchas veces vemos- se pone de parte del progenitor obstructor, aún cuando no hay ninguna perimetral en vigencia y toma decisiones que no le competen.

Esta es la historia, contada por Myriam en el programa Sin Filtro Recargado de Pablo Angel Rosina


Puede escuchar el programa AQUÍ