Jorge Carri: Sobre el síndrome de alienación parental

Hace unos meses intentando una entrevista con dos juezas de Río Negro, recibí una dura respuesta, en la cual se citó a Richard Gardner (autor del concepto de síndrome de alienación parental). A pesar de colaborar con una asociación de padres, madres y abuelos que luchan contra la obstaculización del vínculo filial, siempre estuve en desacuerdo con este concepto que se usa tanto en estos grupos. Me enteré de una jornada organizada por la Escuela del Poder Judicial, cuyo título era “El falso síndrome de alienación parental”, propiciada por la Organización de Mujeres Juezas de Argentina (oh, ¿hay charlas para juezas y hay charlas para jueces?), y me interesó concurrir, y agregar fundamentos científicos a mi prejuicio.

¡Oh, sorpresa! Me encontré con una conferencia en que se habló de otros temas y sólo hubo dos referencias a este síndrome. La primera, a los 35 minutos, en la cual la docente dijo: “Si se usa este concepto en una pericia, como es falso, es falso testimonio”, y tres horas y cinco minutos más tarde habló nueve minutos con un listado de las peores cosas de Gadner –no del concepto–, a veces sustentadas sobre alguna falsedad, como por ejemplo que la OMS o la Asociación de Psiquiatría de los Estados Unidos la rechazaron, cuando lo único que hicieron esas entidades fue no incluirla en los listados de diagnóstico.

Por lógica, más allá de que la docente supiera de otros temas, quedé muy decepcionado por su escaso conocimiento sobre el tema convocante, que además de escaso era prejuicioso y autoritario (es falso porque yo que soy experto lo digo). Estos estilos me ponen rebelde, porque viví en épocas de la dictadura. El mismo estilo se vió en la coordinadora que me cortó el micrófono cuando iba a contestar algo que me preguntó la docente. Casi logran pasarme de bando.

Por suerte no hay mal que por bien no venga, porque en la sala de teleconferencias en la que participé, en el break (antes del entredicho), una concurrente me sintetizó el tema: “Yo no estoy de acuerdo con el SAP, nosotros hablamos de alienación parental sin la palabra síndrome”. De cualquier manera parece que el tema es convocante, participaron más de 60 personas, y sí requeriría que se trate en forma científica y seria.

 


Jorge Omar Carri
Presidente del Colegio de Psicólogos de Neuquén.
Desde hace cuatro años dicta un seminario optativo sobre Terapia Grupal en la Universidad Nacional del Comahue (UNComa), luego de siete años de dictar Psicoterapia Individual y Grupal en la Universidad de Flores.

 

Vea la entrada original AQUÍ